Querida vieja lección 

Querida vieja lección: me destrozaste pero gracias.

Me senti mal como mujer, como amiga, como persona.

Me intentaste convencer de intenciones que no existían.

Me sumergiste en tu realidad, una realidad que no es mía.

Y a pesar de todo eso, te llore.

A pesar de todo eso, te sentí; te tuve empatía. Me sacrifiqué por tu dolor.

Hiciste que me diera miedo enamorarme; peor aun, hiciste que me diera miedo enamorarme de mí misma.

Me arrancaste lo poquito que había construido pero gracias porque no era en lo que quería vivir.

Querida vieja lección, me volví a armar.

Atte: tu querido resultado.

Una pañoleta de los años 50.

 

Ilustración por Vivideditions

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s